sábado, 4 de febrero de 2017

Más obras de Junji Ito y otros mangas de terror (II)


Junji Ito puede presumir de tener una obra vastísima, de modo que quedarse solamente en Uzumaki, Gyo y sus mangas más conocidos puede hacer que nos perdamos multitud de relatos que en ocasiones son incluso mejor que sus obras insignia. Como muchos sabréis, hace unos meses os recomendé Gyo, Tomie y Flesh-Colored Horror, de modo que en esta ocasión iré un poco más allá y profundizaré en algunos de los relatos más desconocidos de este maestro del terror japonés. Atentos, porque en algunos de ellos encontraréis historias de lo más inquietantes e imágenes espeluznantes marca de la casa Ito, imprescindibles para cualquier seguidor de su obra.


Undying Love/Lovesick Dead



Hemos oído muchas veces eso de “El amor mata”, y probablemente esta historia sea uno de los mejores ejemplos que podamos encontrar de dicho tópico en el mundo del manga. Un chico se traslada a una pequeña ciudad sumida en la niebla y en la que los adolescentes juegan a un curioso pasatiempo en las esquinas de las calles. Pronto, y tras algunos acontecimientos escabrosos, surge una leyenda urbana sobre un chico alto y misterioso que condena a la locura y a la muerte a todos aquellos que se cruzan con él.

Undying Love es un volumen completo, de algo más de 200 páginas, y si bien contiene imágenes muy impactantes, la trama no es lo suficientemente firme como para mantenerse a flote durante todos los capítulos, de modo que recurre a los mismos tópicos para culminar en un final que si bien es marca de la casa, se queda más bien como una previa a los acontecimientos. Recomendable, aunque más bien parece una historia corta excesivamente alargada.


The Face Burglar




Espantapájaros que sorben el alma de los difuntos para tomar su forma, monstruos en forma de globo, un padre y un hijo que esconden un secreto terrible… Volvemos a estar ante un recopilatorio de historias cortas como el que ya vimos en la primera parte de esta serie de recomendaciones, Flesh Colored Horror. En este volumen, encontramos la misma atmósfera opresiva (en su máximo esplendor en el capítulo “My dear ancestors”) y el mismo “horror absurdo” con el cual Ito suele fascinarnos. Otros relatos como “Falling”, en cambio, ofrecen un trato más místico y prácticamente carente de imágenes perturbadoras para sumirnos en la angustia que sufre el protagonista (dentro de lo que cabe en una historia tan corta, claro está).



The Back Alley




Ni una historia larga ni una recopilación de relatos: The Back Alley no es más que una historia corta perteneciente al doceavo volumen de la Horror Collection, pero que pese a su sencillez veo necesaria recomendarla porque consiguió atraparme de principio a fin. ¿El argumento? Un estudiante alquila una habitación en una casa que comparte con una madre y una hija que a simple vista parecen de lo más normal. Pero el joven no tardará en darse cuenta de que en el patio de atrás hay algo raro…



Voices in the Dark




Como se suele decir: “Lo mejor para el final”. Y no es para menos, ya que Voices in the Dark probablemente sea uno de los recopilatorios más memorables de la obra de Junji Ito. En esencia, no contiene nada que no hayamos visto en otros tomos, y la calidad de algunos de los relatos tampoco es espectacular… Pero es en este tomo donde uno de los personajes estrella de la obra del japonés hace su primera aparición. Tanto gustó que posteriormente Ito le dedicaría otro capítulo en el posterior New Voices in the Dark, el cual comentaré en próximas entradas.

En resumen, siete relatos dan forma a este recopilatorio (algunos más conseguidos que otros) pero manteniendo un nivel que supera a lo visto en otros como los ya comentados Flesh Colored Horror o The Face Burglar. Inevitable la mención especial a “Secret of the haunted mansion” y la agobiante y repulsiva “Glyceride”. El resto, pese a no ser malo, en ocasiones da la sensación de que podría ser algo mejor.



La mujer de la habitación oscura



Y como ya hice en la primera parte, finalizo la entrada con una recomendación ajena a la obra de Junji Ito pero que también podemos englobar en el género de terror. En esta ocasión no estamos ante un manga sangriento y tan retorcidamente repugnante como Arashi’s Freak Show… afortunadamente. La mujer de la habitación oscura, escrita y dibujada por Minetaro Mochizuki en el año 1993 nos presenta un tipo de terror más psicológico y sobrecogedor que el que nos ofrece Junji Ito. Más en la onda de películas como The Ring, este manga nos asegura por lo menos unos ratos de mal rollo, partiendo también de una leyenda urbana popular en Japón y que nos sume en uno de los acosos más escalofriantes que he presenciado, sea en un libro, cómic o película.




2 comentarios:

  1. ¡Hola! Me paso otra vez por tus entradas sobre Junji Ito para decirte que por fin he leído algo suyo y estoy absolutamente fascinada. La obra que he leído es "Fragmentos del mal", que es el único manga suyo que había en la biblioteca más cercana, y me encantó. Diría que es lo mejor que he leído en lo que llevo de año y sin duda uno de los mayores descubrimientos de mi trayectoria lectora.

    En cuanto pueda (seguramente, en la Feria del Libro de Madrid) me haré con algo más de él porque necesito seguir leyendo a este autor tan magnífico y absolutamente diferente de todo lo que conocemos por aquí.

    Y ahora hablando en nombre de las dos, nos gustaría que siguieras subiendo contenido a tu blog porque realmente nos gusta cómo te expresas y tus entradas nos parecen muy interesantes, llenas de reflexiones que es difícil encontrar en otros lugares. Esperamos poder seguir leyéndote por aquí.

    ¡Ah! E infinitas gracias por haberme descubierto a Junji Ito. ^^

    ¡Un abrazo y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias chicas!

      Me sabe mal tener el blog inactivo, y más con las cosas que tengo pendientes y que me bailan por la cabeza. Lamentablemente, en estos últimos meses me está costando horrores encontrar tiempo para escribir y seguir subiendo entradas, porque estoy trabajando en un artículo (en clave semi-profesional, digamos; el único fruto que ha dado la carrera hasta ahora!) y cuando paro estoy deseando alejarme del ordenador. De todos modos, sigo trabajando en entradas que tengo en borradores; si no me columpio en exceso pronto subiré una reseña de un clásico que me ha dejado huella.

      Y, por supuesto, ¡cómo me alegro de que Junji Ito te haya gustado! "Fragmentos del mal" no lo conocía, así que ya le echado un vistazo y en cuanto pueda me haré con él, porque hace tiempo que ando con ganas de leerlo otra vez; es de esos autores que se acaban echando de menos cuando no los visitas de vez en cuando.

      Y de nuevo gracias por tu comentario, ¡lo valoro mucho! :)

      ¡Saludos y hasta muy pronto!

      Eliminar

¡Deja tu opinión!